J.S. Millican es profesor e investigador de la Facultad de Música de la Universidad de Texas en San Antonio. Ha publicado varios artículos acerca del Conocimiento Pedagógico del Contenido, CPC (PCK en inglés). Es un término propuesto inicialmente por Shulman (1987), quien lo describe como el conocimiento profesional de los profesores, como la intersección entre el conocimiento de su materia y el conocimiento pedagógico. Es identificado como la esencia de lo que hace a un buen maestro, lo que lo diferencia del mero profesional que simplemente conoce su materia.

Millican fué de los pioneros en aplicar este concepto a la enseñanza musical específicamente y publicó una serie de estudios orientados a identificar y estudiar este conocimiento que distingue al profesor de música del músico en general. \n\nUno de sus artículos más interesantes es el que voy a comentar a continuación y se titula: Describiendo el pensamiento de los maestros de música: Implicaciones para entender el Conocimiento Pedagógico del Contenido (CPC), publicado en 2013.\n\n En este artículo Millican describe como entrevistó y grabó a varios maestros de música mientras les presentaba video clips de estudiantes practicando o tocando, o de situaciones comunes en la enseñanza musical. Mientras los entrevistaba para ver cómo pensaban y tomaban decisiones acerca de lo que el alumno necesitaba, Millican categorizó y descubrió varios atributos o habilidades que tenían en común estos maestros experimentados. A continuación voy a discutir 6 de ellos que me parecen los más interesantes e importantes.

#1 LOS MAESTROS TIENEN UN MODELO MENTAL Y AUDITIVO AL CUAL COMPARAN LA EJECUCIÓN DEL ALUMNO

Los maestros experimentados tienen una clara imagen mental y auditiva de lo que quieren lograr, de el sonido que quieren que el alumno produzca en su instrumento, y de lo que quieren ver en la forma física de tocar del alumno. Ellos saben como se ve y como se oye lo que quieren lograr. Esto tiene mucho sentido, ya que sin una visión clara de lo que queremos lograr será muy difícil lograrlo o dar pasos hacia ello. ¿Tienes tú una visión clara de cómo se ve y como se oye lo que deseas lograr en tu alumno/a? ¿Sabes a dónde lo quieres llevar, técnicamente y musicalmente?
Mientras el alumno toca, el maestro experto escucha, mira y compara lo que ve y oye con la imagen o modelo mental que tiene de la ejecución ideal. Así puede saber qué es lo que no está bien. O que está haciendo diferente el alumno que está produciendo resultados no deseables.

#2 LOS MAESTROS ENTIENDEN LOS RESULTADOS DE LA MANIPULACIÓN DE VARIABLES PARA AFECTAR  LA EJECUCIÓN DEL ALUMNO

El maestro experto sabe que al modificar un aspecto de la forma como el alumno está ejecutando el instrumento afectará su ejecución de cierta manera específica. En otras palabras sabe qué causa qué. Por ejemplo, el maestro sabe que al modificar cierto aspecto de la postura del alumno eso va a causar que su sonido mejore, o que cierto aspecto de su ejecución mejore de cierta manera. El maestro experto sabe qué variable hay que modificar y cómo, para obtener el resultado deseado, que se aproxime más al modelo mental o sonido ideal que tiene en su mente. Ellos entienden que si el alumno hace «X» de una manera diferente, «Y» cambiará también. En mi opinión, esto solo lo pueden lograr los maestros que no sólo dominan la técnica de su instrumento sino que se han dado a la tarea de analizar, y de comprender cómo funciona, de diseccionar sus partes y entender la relación que lleva una cosa con otra.

#3 LOS MAESTROS TOMAN DECISIONES CONSCIENTES EN CUANTO A QUÉ ASPECTOS TRATAR PRIMERO O DESPUÉS

Esto tiene que ver con la secuenciación de la instrucción, el orden de los aspectos o temas a tratar con el alumno y saber priorizar una cosa sobre otra y porqué.
Millican notó que los maestros comentaban que primero trabajarían en tal o cual aspecto fundamental, para luego trabajar en otro aspecto y luego otro. ¿Como elegían ellos que aspectos priorizar? En mi opinión esto también tiene que ver con el punto anterior, con el comprender qué causa qué y por lo tanto qué tiene que suceder primero para que pueda permitir el trabajo en otra área. Por ejemplo, ¿Qué mejoras en la postura tienen que suceder para que el sonido mejore de cierta manera?

#4 LOS MAESTROS EXPERTOS DESARROLLAN REGLAS, PAUTAS O PROCEDIMIENTOS  ESPECÍFICOS PARA AYUDAR AL ALUMNO A DOMINAR CIERTOS ASPECTOS DE INTERPRETACIÓN

Cada maestro expresaba maneras en las que establecían rutinas y hábitos necesarios para lograr una ejecución excelente en sus alumnos. Estas rutinas y procedimientos habían sido desarrollados y acumulados a través de los años y la experiencia. Por ejemplo, una maestra describía la manera en cómo enseñaba a sus alumnos a pasar de posición de descanso a posición de tocar. Otro comentaba pautas específicas que usaban para posicionar los atriles para así mejorar la postura de los alumnos. Otra maestra comentaba el procedimiento específico que usaban para ensamblar la flauta y para colocarla para mejorar la afinación, etc. Cada uno tenía maneras o pautas que habían desarrollado a través del tiempo y que habían comprobado que ayudaban a los alumnos a obtener mejores resultados, o a evitar problemas en una u otra área.

#5 LOS MAESTROS EXPERTOS ANTICIPAN Y PREDICEN ERRORES COMUNES QUE LOS ALUMNOS TÍPICAMENTE COMETEN

Los maestros expertos también conocen y saben cuáles son los errores más comunes que los alumnos comenten o que seguramente van a cometer en algún punto y son capaces de anticiparse a ellos para que no sucedan. Además saben qué aspectos, si se dejan sin atender, pueden convertirse en un obstáculo más adelante. Por ejemplo, una maestra de flauta describía como muy frecuentemente los alumnos toman un atajo en cuanto a la embocadura para producir un sonido pronto, para poder sacar sonido de la flauta al inicio y cometen el error de colocar la flauta muy alto en los labios, esto les ayuda a sacar un sonido rápido pero no se dan cuenta de que no es un buen sonido y que a la larga no les permitirá tener volumen. Por lo tanto ella sabe que este aspecto no se puede dejar sin atender. Un ejemplo para los maestros de violín sería en cuanto a la muñeca de la mano izquierda.
Cuando un alumno de violín principiante inicia practicando cuerdas sueltas, sabemos que si no le pedimos que coloque su mano izquierda de una cierta forma, en una cierta posición, es casi seguro que va a doblar la muñeca hacia adentro y va a abrazar el mango, formando así un mal hábito que luego le afectará al aprender a pisar las cuerdas. Por lo tanto sabemos que no podemos dejar este asunto a la deriva desde un inicio. Aquí es donde entran las pautas y reglas de las que hablamos en el punto anterior.

#6 LOS MAESTROS HACEN PREGUNTAS ESPECÍFICAS Y DELIBERADAS QUE AYUDAN AL ALUMNO A SER CONSCIENTE DEL PROCESO FÍSICO DE CÓMO SE PRODUCE LA MÚSICA

Un modelo de instrucción principal que era común a todos estos maestros expertos, íntimamente relacionado con modelar y desarrollar la percepción consciente de los alumnos, es la práctica de involucrar a los alumnos con preguntas directas, específicas e inductivas. En lugar de darle al alumno todas las respuestas, los maestros hacían pensar al alumno y sacaban las respuestas del mismo alumno, para generar en él una conciencia acerca de cómo mejorar su interpretación. Esta técnica de cuestionamiento también ayuda a los maestros a comprobar la comprensión del alumno de cierto tema. Hacían muchas preguntas como: «¿Porqué haces… tal cosa?» ó «¿Qué piensas de… tal cosa?» ó «¿Qué dirías si fueras yo?» y preguntas como éstas. También «¿Qué fué lo que oíste?» una vez que los alumnos sabían cómo se supone que debería sonar.

CONCLUSIONES:

En resumen, estas 6 habilidades ilustran lo que Shulman identificó como CPC, «conocimiento de los alumnos, conocimiento del contenido de la materia, entendimiento del currículum y secuenciación y habilidades pedagógicas de enseñanza». Estas descripciones nos ayudan a entender maneras específicas en las que podemos identificar y poner en práctica nuestro CPC, o nuestro conocimiento pedagógico. ¿Puedes identificar estas 6 habilidades en tu propia manera de enseñar? ¿Puedes identificar áreas en las que debes trabajar para mejorar? ¿Tienes ahora más entendimiento de lo que se necesita para ser un excelente maestro? Ese es el primer paso, ya que si no sabemos lo que necesitamos o a dónde queremos llegar, nunca podremos lograrlo.

En conclusión, aunque hay varias formas de ver o entender la enseñanza efectiva y la pedagogía, estas habilidades nos dan una pauta clara que nos ayuda a comprender el camino al éxito como maestros y músicos. Nos alumbran el camino para maximizar el potencial que tenemos de influir positivamente en nuestros alumnos y ayudarlos a cumplir sus metas como músicos y futuros maestros.

Autor: M.A. Verónica Ramírez

Directora de TEDMA Academy

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuevo informe

Cerrar