Sabes si tienes oído musical? O si tu hijo/a tiene oído para la música? Aquí les presento un extracto de una narración para meditar. Si alguna vez algún maestro/a te ha dicho que no tienes oído para la música, este extracto te dará otra perspectiva al respecto. Todos podemos educar nuestro oído y aprender música, todos los resultados dependen del uso de la pedagogía adecuada.

Extracto de Holt (1978, pp.102-103) de un artículo titulado ‘Music Lessons’ escrito por Michael Rossman.

Cuando el era niño, todavía en la escuela, la etiqueta de ‘sin oído musical’ le fue impuesta. Por muchos años él lo creyó. Pero después de un tiempo comenzó a dudar. El escuchaba música, le gustaba, podía diferenciar una pieza de otra, le gustaba una pieza más que otra. Cómo podía hacer todo esto si en verdad no tenía ‘oído musical’? Un día, todavía temiendo que fuera verdad, comenzó a aprender a tocar la flauta. Se dio cuenta que avanzaba rápido, y pronto progresó a un nivel intermedio. Entonces la etiqueta de no tener oído para la música está equivocada!. Como pudo su maestra de primer grado cometer un error así? La respuesta es muy simple. Aparentemente, ella le había pedido que cantara notas altas y bajas, o notas más altas y más bajas, y el pequeño Michael, que podía oír perfectamente bien, no sabía lo que ella quería decir con estas palabras. A menos que uno sepa, como ningún niño sabría, que las notas agudas tienen una frecuencia más alta o vibraciones que las notas graves, no hay ningún significado inherente o obvio en las palabras ‘alto’ y ‘bajo’. Bien se les podría llamar a las notas agudas “rojas’ y a las graves ‘amarillas’ o o notas cuadradas y triangulares. Si la maestra de Michael le hubiera dicho. ‘Esto es a lo que llamo notas altas’ y ‘esto es a lo que llamo notas bajas’, su problema habría estado resuelto! Las palabras hubieran tenido significado! Como ella no hizo esto, Michael hizo lo que cualquiera hubiera hecho en una situación así. El empezó a escoger al azar y tratar de adivinar, mientras buscando pistas en la cara de la maestra para saber si su intento fue correcto o no. Tal vez con suficientes intentos el hubiera tenido tiempo para descubrir lo que la maestra le estaba pidiendo. Pero no tuvo ese tiempo; la maestra, como muchos que hacen tests y exámenes, tenía prisa para decidir y emitir un juicio. Entonces, le puso la etiqueta de ‘sin oído musical’.

‘Nuestro trabajo como maestros, y ciertamente como maestros de música, no es decidir o juzgar lo que la gente es o no es capaz de hacer. Es nuestro deber, sobre todo en la música, tratar de encontrar maneras de ayudar a la gente a hacer lo que quieren hacer’. (Holt, 1978, p.103).

En otras palabras, nuestro deber como maestros es encontrar la manera de enseñar efectivamente a todos y cada uno de nuestros alumnos, sabiendo que cada uno es diferente, tratando de encontrar lo que funcione mejor para cada uno.

Autor: M.A. Verónica Ramírez

Directora de TEDMA Academy

1 comentario

  • blank

    Que importante es enterder acerca del oido musical, y para quienes no hemos sido expuestos a la música saber que podemos llegar a tenerlo.

    Saludos !!!

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuevo informe

Cerrar